miércoles, 2 de noviembre de 2011

EL VATICANO PIDE LA CREACION DE UN BANCO MUNDIAL CENTRAL COMO SOLUCION A LA CRISIS

EL VATICANO PIDE LA CREACION DE UN BANCO MUNDIAL CENTRAL COMO SOLUCION A LA CRISIS

En medio del ambiente hostil por la situación de deuda, la crisis en Europa y el nacimiento del movimiento Ocupa Wall Street, el Vaticano invoca una autoridad política universal que gobierne la economía. Lo que en otras palabras vendría a ser, un Nuevo Orden Mundial.

"El Vaticano pidió el lunes una revisión de los sistemas financieros del mundo, una y otra vez propuso la creación de una autoridad supranacional para supervisar la economía mundial, calificándolo de necesario para llevar los principios más democráticos y éticos a un mercado fuera de control.
En un informe publicado por el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, el Vaticano argumentó que "la política - que es el responsable por el bien común" debe dar primacía sobre la economía y las finanzas, y que las instituciones existentes como el Fondo Monetario Internacional no han respondido adecuadamente a los problemas económicos mundiales.
El documento surge de la Iglesia Católica Romana y su preocupación por la inestabilidad económica y la creciente desigualdad de ingresos y riqueza en todo el mundo, temas que trascienden el poder de los gobiernos nacionales para hacer frente por sí solos.
"Ha llegado la hora de concebir las instituciones con competencia universal, ya que los bienes vitales compartidos por toda la familia humana están en juego, los bienes que los estados individuales no pueden promover y proteger por sí mismos", el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, el presidente del consejo pontificio, dijo al presentar el informe el lunes. "Eso es lo que nos empuja."
El lenguaje en el documento, que el Vaticano se refiere como una nota, es distintivamente fuerte. "No debemos tener miedo de proponer nuevas ideas, aunque podría desestabilizar preexistentes equilibrios de poder que prevalecen sobre los más débiles", señala el documento.
El mensaje promueve comparaciones con los gritos de batalla de los movimientos de protesta que han desafiado el orden financiero mundial, como los indignados de Madrid y Ocuppy Wall Street de los manifestantes en la ciudad de Nueva York. Sin embargo, los funcionarios del Vaticano dijeron que el documento no era un manifiesto a favor de los disidentes descontentos.
"El documento propone ideas que parecen estar en consonancia con los propuestos por los indignados, pero en realidad estamos en línea con el Magisterio de la Iglesia", dijo el obispo Mario Toso, secretario del Consejo Pontificio, en referencia al magisterio de la iglesia. "Es una coincidencia que compartamos algunos puntos de vista. Pero después de todo, se trata de propuestas que se basan en la racionalidad".
El documento es un recordatorio de que la Iglesia Católica, sin involucrarse en la formulación de políticas, sigue intentando dar forma a sus principios. "Para que funcione correctamente la economía necesita la ética, y no sólo de cualquier tipo, sino centrada en las personas", señala el documento, parafraseando a una encíclica que el Papa Benedicto XVI emitió en 2009 llamando a una mayor responsabilidad social en la economía.
En los Estados Unidos, el informe fue adoptado por los católicos políticamente liberales que están preocupados por la creciente brecha entre ricos y pobres. Vincent J. Miller, profesor de teología católica y la cultura en la Universidad de Dayton, escribió: "Está claro que el Vaticano se encuentra con los manifestantes Ocupando Wall Street y otros que luchan para devolver la ética y el buen gobierno a un sector financiero crecido fuera de control después de 30 años de desregulación ".
John Gehring de "La fe en la vida pública", un grupo defensor liberal de Washington, dijo: "En los próximos debateS presidencialES republicanoS, alguien debería pedir a Newt Gingrich y Rick Santorum, ambos orgullosos católicos, si escucharán el llamado del Vaticano de la reforma financiera sólida. "
Los Católicos políticamente conservadores, por su parte, se apresuraron a asegurar  que el documento no lleva la fuerza de la enseñanza de la Iglesia, ya que fue producido por una oficina del Vaticano, no por el propio Papa. Y algunos desestimaron el informe como algo nuevo, o erróneo, simplemente.
Escribiendo en la revista National Review, Samuel Gregg del "Acton Institute", que promueve las políticas económicas del libre mercado, dijo del documento: "Refleja más bien el pensamiento económico contemporáneo. Desafortunadamente, dada la inutilidad de la mayor parte de la economía, no lo hace especialmente útil."
- New York Times, El Vaticano pide el Control de las Finanzas del Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada