jueves, 26 de julio de 2012

¿Democracia en Medio Oriente?

¿Democracia en Medio Oriente?

Isaac Bigio


Una de las maneras en las que erróneamente se presenta los conflictos del mundo musulmán es como si fueran una lucha entre dictadores y demócratas, cuando la situación es mucho más compleja. Es cierto que desde inicios del 2011 se han sucedido una serie de protestas populares, las mismas que han tumbado a dictaduras que duraban tres o más décadas en Túnez, Egipto y Libia mientras que han jaqueado a otras como las de Yemen, Bahrein y Siria.

Sin embargo, las fuerzas anti-dictatoriales no son siempre garantía de democracia. En Túnez y Egipto el poder ha pasado a nacionalistas musulmanes sunitas, dentro de los cuales hay quienes trabajan por disminuir los derechos y libertades parciales que había conseguido el sexo mayoritario (el femenino) y retornar a un conservadurismo social y religioso donde a las mujeres se les obligue a priorizar su rol doméstico o que siempre lleven el velo. La primera medida que tomó el nuevo gobierno libio post-Gadafi fue restablecer la poligamia (una forma de esclavitud sexual) mientras que la bandera e himno nacional que adquirió Libia es la de su antiguo rey Idris.

Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Arabes han estado dando armas, dinero u hombres a la oposición militar Siria tal y cual antes lo hicieron para apoyar a los que luego remplazarían a Gadafi en Libia. Estas son monarquías teocráticas y absolutistas donde nunca jamás han habido elecciones generales y el poder total está en manos de una o más familias. Los Saud son la única casa real que ha impuesto su apellido como parte del nombre nacional de su reino, en tanto que en sus dominios se castiga a la mujer que anda o conduce sola, a quien va a una iglesia o quien pida una república.

Todas las monarquías del Golfo Pérsico han apoyado o participado en la invasión a Bahrein, el país donde más la gente ha participado en marchas pacíficas por democracia en relación a su número de habitantes. Turquía sirve de base para el Ejército Libre Sirio, el mismo que ha estado envuelto en matanzas de civiles y en limpiezas étnicas de cristianos y otras minorías. A Turquía se le obstaculiza su ingreso a la Unión Europea en parte por que esta república sigue negando el genocidio de mas de un millón de armenios y cristianos durante la I guerra mundial y por la expresión que hace contra los derechos, la lengua y la autonomía de más de doce millones de kurdos que viven en su país.


- Isaac Bigio es analista internacional. Ha enseñado ciencias políticas en la London School of Economics & Political Sciences. www.bigio.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada