viernes, 26 de octubre de 2012

CLODOVALDO HERNÁNDEZ: OPOSICIÓN MADURA DEL 7-0 ESTÁ DES-MADURANDO PARA EL 16-D

CLODOVALDO HERNÁNDEZ: OPOSICIÓN MADURA DEL 7-0 ESTÁ DES-MADURANDO PARA EL 16-D
¿Cuál será la próxima etapa en esta involución? Tal vez para el 16-D hayan des-madurado tanto que sean como bebés llorones. Si yo fuera opositor, me prepararía para pasar la Navidad cambiando pañales.


La oposición des-madura

Por: Clodovaldo Hernández

Prominentes opositores, tanto partidistas como mediáticos, han experimentado un raro proceso de des-maduración que debería ser estudiado por psiquiatras, más que por politólogos. El fenómeno consiste en que los mismos que -ante los resultados electorales adversos- se portaron como gente adulta y equilibrada la noche del 7 de octubre, aceleradamente han ido involucionando, primero hacia un estadio de rebeldía adolescente sifrina y luego hacia otro de mera malcriadez infantil.

Se recordará que los únicos que salieron el 8 de octubre a protestar y denunciar trampa fueron los integrantes de una facción de jovenzuelos confundidos, quienes experimentaron una pataleta colectiva en la plaza Altamira. De los adultos contemporáneos y mayores del antichavismo solo la lozana diputada Machado y casos ya desahuciados por los especialistas en salud mental, como el ajado excamarada Pablo Medina, alentaron los fantasiosos y delirantes cuentos de fraude de la muchachada toñeca. Mientras tanto, los dirigentes principales, incluyendo el candidato presidencial, los perros que laten echaos en la MUD y las eminencias intelectuales de la derecha original o asimilada, se mostraban cual ejemplares demócratas, capaces de reconocer gallardamente la victoria del rival.

Pero al pasar unos días, la derrota ha tenido en esa gente unos efectos inesperados. Poco a poco, dirigentes y analistas se han ido sumando a las tesis pablomedinescas, maricorinescas y diegoarrianas y han comenzado a hablar de un fraude al que cada uno le pone un apellido: continuado, disimulado, retorcido, encriptado, en cámara lenta, de efecto retardado, de animación suspendida, pero que ninguno es capaz de explicar inteligentemente.

Al paso que van, pronto la flor y nata de la contrarrevolución estará llamando a acciones de calle contra el fraude y entonces tendremos que concluir que el sector más preclaro de esta oposición es el de los chamos y chamas de las piyamadas con fogata de las primeras noches. Saque usted la cuenta.

En este insólito regreso cronológico, parecen estar ahora atravesando esa etapa en la que los chicos se echan mutuamente la culpa. Los viejos zorros de la partidocracia decadente dicen que los imberbes aprendices de políticos, que manejaron al no menos imberbe y aprendiz candidato, se dejaron robar hasta la cartera. Mientras tanto, los aludidos responden que los chavistas aprendieron a hacer fraude cuando estaban chiquitos y eran todos adecos o copeyanos.

¿Cuál será la próxima etapa en esta rara involución? Quién sabe. Tal vez para el 16 de diciembre hayan des-madurado tanto que sean como bebés llorones. Si yo fuera opositor, me prepararía para pasar la Navidad cambiando pañales.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada