jueves, 28 de febrero de 2013

REDES TRUJILLO: Juan Barreto: Definir la comuna

Juan Barreto: Definir la comuna 


Primicias24.com (Redes) – Si entendemos por comuna sólo una entidad geográfica y político-administrativa, pues estamos cercenando conceptualmente a la comuna como una simplificación geográfica y humana vacía de voluntad, identidad y, lo más importante, fuero creador. Entendemos que como mecanismo de ordenamiento y planificación institucional, la comuna debe tener límites y confinamiento geográfico y poblacional, pero debemos salvarla de los visos de mero contrato social (pacto voluntario entre sus miembros), representable y unitario.

Si hoy en el proceso bolivariano hablamos de comuna, lo hacemos evocando luchas y posicionamientos que tienen más que ver con el territorio que con la tierra. Más con la movilización que con el asentamiento. Más con el intercambio que con el comercio. Más con lo co- mún que con lo privado. Más de comuneros que de propietarios.


La teoría socialista ya ha venido dándonos algunas lecciones en torno a la conformación de las comunas o de nuevos espacios de metabolismo social. LosGrundrisse nos apuntan bastante en ese sentido, recordemos: en el intercambio comunal la actividad de la vida de los sujetos que trabajan mantiene un vínculo necesario con la producción general y correspondencia con el mundo de los productos asequibles; así mismo, este producto social o general tiene un origen inherentemente comunal (mantiene relación con las necesidades y propósitos comunales); la plena participación de los miembros de la sociedad en el consumo comunal; y la organización planificada del trabajo de manera que la actividad productiva de los sujetos no es mediada en forma cosificada (intercambio de mercancía) sino a través de condiciones intrínsecamente sociales.

Pero también contamos con experiencias de intercambio socialista que nos signan desde hace siglos. Las comunas de los pueblos originarios de nuestro continente, así como las de los esclavos que fueron trasladados hasta acá y que luego huyeron y terminaron por conformar su territorio dan cuenta de las raíces de resistencia que, por lo menos acá en Venezuela, inspiran las luchas e ímpetus comunales de hoy. No es de un decreto o de una ley que los venezolanos estamos inventando el nuevo orden, éstos, más bien, lo que están es impulsando una pulsión de vida creadora con la que ya el pueblo venezolano cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada