viernes, 15 de febrero de 2013

REDES TRUJILLO: Juan Barreto: El movimiento de movimientos (Opinión)

Juan Barreto: El movimiento de movimientos (Opinión)


Gráfica – Juan Barreto Cipriani.

Primicias24.com (Prensa Redes) – El modelo de movimiento de movimientos, que podríamos llamar también Red del Poder Popular es un esquema que integra las demandas de las multitudes, y consolida diversos espacios –físicos y virtuales– para el intercambio de información, para la discusión y la toma de decisiones en común.

Las tareas de cogestión deben ser asumidas como una gran secuencia histórica, en la que desde todos lados debemos interactuar permanentemente todos los actores sociales del proceso. Sabemos que aún existen muchos obstáculos y desafíos por superar, como la pesada herencia burocrática de la IV República y la todavía más pesada herencia de siglos de capitalismo, pero sólo marchando juntos, con tareas políticas comunes y metas compartidas de forma expresa, podremos alcanzar en la práctica una verdadera transformación social.

Lógicamente que este tema se asocia con la condición de vecindad entre los distintos componentes que la integran, a fin de optar por modelos de organización discretos o continuos, pero también se asocia a una cierta identidad que los una, a fin de establecer los objetivos.

Como no estamos hablando solamente de vecinos queremos remarcar que este entusiasmo popular debe reflejar la amplitud de los fenómenos de exclusión, sin que ninguna singularidad sea ahogada en la abstracción de algún “interés general” o subordinada a alguna “contradicción principal”.

La unión de la gente y de los grupos movilizados en territorios definidos (físicos y virtuales) y la unión de comunidades bajo demandas y exigencias similares obligan a establecer procesos fluidos de comunicación: intercambio de información, cooperación y toma de decisiones. El intercambio y la interacción entre los distintos actores sociales obligan no sólo al uso común de lenguajes, culturas y demandas, sino que, además, en la medida en que se fortalecen estos espacios y estos vínculos, se crean nuevos lenguajes y nuevos propósitos políticos con carácter colectivo.

La comunicación garantiza la producción de lo común y propicia formas de organización, de racionalidad y de creatividad social, totalmente novedosas y revolucionarias. En fin, nuevas formas de poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada