lunes, 13 de mayo de 2013

PÉREZ PIRELA: SI QUEREMOS QUE NOS DEN UN GOLPE, VAMOS POR BUEN CAMINO

PÉREZ PIRELA: SI QUEREMOS QUE NOS DEN UN GOLPE, VAMOS POR BUEN CAMINO
Esta semana, el comunicador Miguel Pérez Pirela advierte sobre la necesidad de poner término al acaparamiento, el desabastecimiento y la especulación que busca generar zozobra y cansar al pueblo.

Si queremos que nos den un golpe, vamos por buen camino

Por: Miguel Ángel Pérez Pirela
Columna Cayendo y Corriendo

No entiendo. Sinceramente no comprendo por qué en el país con mayores reservas de petróleo del mundo hay escasez de algo, lo que sea.

No entiendo. De verdad no entiendo por qué desaparecen el papel higiénico, las toallas sanitarias, la harina, la leche, el café, el aceite y hasta el pan.

No entiendo, de verdad que no, por qué cada vez que a los vendedores, de lo que sea, les viene en gana incrementan a discreción los precios de los productos. 

Alguien que me explique por qué los menú de los restaurantes van, a cuenta gotas, subiendo el precio de cada plato sin que nada pase. Por qué en los supermercados las etiquetas de los alimentos señalan un precio y al final, cuando uno va a pagar, le hacen cancelar el doble, so pena de no venderte nada.

Siguen quitándonos votos, escondiéndonos los productos. Nos siguen haciendo comprometer elecciones por el aumento anárquico de precios. Los votos opositores van creciendo a punta de desabastecimiento ficticio e inflación.

Me pregunto, ¿Quién o quienes no han entendido que quien acapara y vende al triple del precio justo está ganando el doble?

Políticamente porque crea zozobra, desestabilización y enojo en los "consumidores", que no son más que pueblo. 

Económicamente gana también el acaparador porque, cuando por fin le de la gana de sacar el producto, lo hace al triple del precio regulado.

Es pues un ganar-ganar el del acaparador que, con la inflación, gana cobres y gana votos opositores.

Si alguien tiene dudas de lo que digo vea en la calle a los buhoneros vendiendo a precios exorbitantes los productos que, supuestamente, no se encuentran en los mercados. ¿Será que habrá depósitos con extraterrestres que encuentran lo que ningún mortal halla?

Cómo es posible que durante seis años la mafia de la bendita, o más bien maldita, "lechuga verde" vendía cada dólar entre 5 y 9 bolívares, y en los últimos 6 meses este pasó de 9 a 25. Parece que nadie respeta el "cambio oficial", pero por una extraña patología social todos se pliegan al robo colectivo del dólar paralelo.

Así qué no siga Ud. mirando al cielo por la ventana, para ver si los aviones de los marines gringos vienen a bombardearnos, tampoco pierda Ud. tiempo esperando el desembarco en las costas de navíos europeos para colonizarnos. El desembarco ya se dio, y hace mucho tiempo...

Los especuladores, acaparadores y compañía que se frotan las manos con la inflación y el hambre del pueblo, ya están aquí. Aplaudiendo, celebrando y dando las gracias al cielo por tanta impunidad.

Si queremos que nos den un golpe, vamos por buen camino, pues no hay nada más peligroso que un ciudadano que no tiene plata para comprar un producto que amanece costando tres veces más de lo que vale realmente. 

Pero, además, no hay nada más peligroso que una ciudadana que, aún teniendo el dinero en el bolsillo, no encuentra lo que necesita.

Los golpes, algunas veces son electorales, y se concretan cuando la gente vota en contra de quienes no logran frenar a especuladores y acaparadores. 

Paradójicamente, en ocasiones, para castigar a los que no logran controlar a los especuladores y acaparadores, votan por los especuladores y acaparadores mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada