jueves, 22 de enero de 2015

Padre José Palmar



Padre José Palmar: "Le pido perdón al país por haber colaborado con el castrocomunismo"
En acto de contrición, el sacerdote y periodista zuliano confiesa su arrepentimiento por haber sido seguidor de las ideas políticas de Hugo Chávez.

Caracas.- -Luego de tanto conflicto con su estadía en el desaparecido diario Reporte de la Economía, ¿cómo lleva usted la procesión?

-Toda procesión se lleva en carroza o en hombros, la mía la sobrellevo a pie y cargada con la mayor de las glorias para Dios. Pasar por Reporte fue una experiencia apasionante como periodista y patriótica como ciudadano.

-¿ Las limitaciones de un cura siendo periodista?
- Ninguna, el sacerdote es comunicador por antonomasia y por naturaleza propia es un reportero de Dios que con sentido profético anuncia la Palabra y denuncia las injusticias.

-¿Y viceversa?
-Menos, el periodismo es un apostolado de la comunicación. Decir la verdad es un mandato irrenunciable e ineludible del Señor. El decreto Inter mirifica de Vaticano II es nuestra guía.

-¿ Bíblico?
- Evangelizar es comunicar, Jesús nos mandó: “Vayan por todo el mundo y anuncien a todos la buena noticia”. (Mc. 16,15).

-Según el apóstol Santiago, una lengua puede prender bosques enteros. ¿Cuántos ha prendido la suya?
-Ojalá estuviesen encendidos, en clamor de justicia, el Ávila, Perijá, o Los Andes. Dice Jesucristo: “Yo he venido a prender fuego en el mundo; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo!” (Lc. 12, 49).

-¿Cuándo fue la última vez que se confesó?
-El sábado pasado.

-¿ Cuál fue su penitencia?
-Las penitencias son secretas. La mía es de yugo llevadero y de carga ligera porque me ayuda Jesús el Buen Pastor.

-¿ Tiene cura el gobierno?
-No tiene cura, ya el carcinoma de la corrupción, del terrorismo de Estado y de la improvisación lo tienen en coma gubernamental.

-¿ Y la unidad democrática?
- Es una justa y necesaria tarea política que aún se está consolidando, la unidad no es estar juntos, es hacer las cosas juntos, en eso estamos avanzando.

- ¿Sabía que al comandante le montan altares y le prenden velas?
-Sí, soy testigo de excepción de esa porquería de sincretismo religioso que pulula en el Palacio de Gobierno.

-¿ Ha cedido el poder episcopal ante el Estado-Gobierno venezolano?
-La Iglesia siempre tiene que optar por el papel apostólico de mediadora. No han cedido, simplemente se inclinaron por un papel de menos protagonismo.

-¿ El pasaje bíblico que resume la situación actual?
- Lean el libro del profeta Habacuc en el Antiguo Testamento, allí se plasma la realidad de Venezuela.

-¿ Curas al poder?
-Te respondo como le indicó Jesucristo al miedoso de Poncio Pilatos: “Mi reino no es de este mundo”. (Jn. 18,36).

-¿ Bebe de vez en cuando?
-Gracias a Dios y al buen ejemplo de mis padres he sido una persona abstemia.

-¿ Ha escuchado la voz de Dios?
- Todos los días en la Eucaristía escucho la voz de Dios en la Liturgia de la Palabra.

- ¿Es la voz del pueblo la voz de Dios?
-No siempre. Cuando el pueblo está cultivado en los valores de la vida su voz es la voz de Dios. Caso contrario es simplemente una oclocracia vulgar, verbigracia el chavismo.

-¿ Un grano de mostaza de fe por el gobierno?
- Este gobierno es embustero y farsante. Ni siquiera un cristal de sal de fe albergo por este régimen castrocomunista.

- ¿ Y confía en que el Presidente deje de insultar?
- El dejar de insultar no lo haría venerable, lo presentaría como un corrupto afable pero igual de deshonesto y corrompido.

-De tenerlo al frente, ¿qué le recomendaría al Presidente?
-¡ Qué renuncie ya! y se dedique a su estado de salud para que disfrute su ocaso en compañía de sus familiares y amigos de verdad.

- ¿Su pecado capital?
-¿El de Chávez? Engañar al pueblo. El mío fue la gula, al comer vorazmente dándole más atención a la comida que a quienes me acompañaban.

-¿Dice groserías?
-Es uno de los pecados que confieso ante un hermano sacerdote. Es para mí una pena que me avergüenza ante mis hermanos en la fe.

-¿ Desea un don?
-El de la paciencia. Necesito fortaleza para aceptar con serenidad el dolor y las pruebas que la vida me pone en el diarismo convulsivo y agitado del país.

- ¿El pecado de la Iglesia en los últimos tiempos?
-Los escándalos de mis hermanos sacerdotes acusados de abusos atormentan mi corazón y entristecen mi alma.

- ¿Y de la oposición?
- La mezquindad política y el egoísmo partidista. Todavía algunas de las razones por las cuales nos equivocamos con Chávez siguen vigentes.

- ¿ Por qué la Iglesia no tuvo problemas con la llamada IV República?
- Sí los tuvo. Revisa la historia eclesiástica de Monseñor Mariano Parra León, monseñor Domingo Roa Pérez o el caso de Nctv en Zulia.

-¿Qué dicen las señales divinas sobre el porvenir?
-En el Apocalipsis dice: “Sí, vengo pronto, y traigo el premio que voy a dar cada uno conforme a lo que haya hecho”. (Apoc. 22,12).

-¿ Seguirá apretando Dios a los venezolanos?
-Dios no aprieta. Por culpa de nuestros errores políticos y terquedades humanas hemos sufrido estos tres lustros de desidia, atraso y odios.

¿De qué se arrepiente?
-De haber sido seguidor de las políticas de Chávez.

-¿Es verdad que usted invocó la muerte del Presidente? 
-Escribí en mi cuenta Twitter: “El cáncer de Chávez es el Psuv. Chávez es el cáncer de Venezuela. Viva el cáncer de Chávez”.

-¿ Pediría perdón?
-Le pido perdón a mi país, a mi Iglesia y a mi familia por haber contribuído a que este régimen castrocomunista se atornillara en Venezuela.

-¿La lección de todo lo que ha vivido?
-Salmo 1: “Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni va por el camino de los pecadores, ni hace causa común con los que se burlan de Dios, sino que pone su amor en la ley del Señor. Dios y la Virgen les bendigan.










































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada